Archivo de la etiqueta: donación

Yo no soy donante.

Hoy se celebra el día mundial del donante y las cifras cada vez son peores.

Las campañas se dirigen a mostrar como se puede salvar una vida, pero esto no ha sido suficiente.

desde miriocuarto.com.ar

Yo no soy donante, lo quise ser hace unos 15, 20 años y lo comente con mis papas. La reacción de mi mamá fue un rotundo “NO” y agregó “No vas a ser donante, yo no voy a donar tus órganos”. Años después el tema volvió a salir en un almuerzo familiar, hace unos 10 años (yo ya tenía 15, tal vez 16 años), y la reacción fue la misma “NO, no vas a ser donante, yo no voy a donar tus órganos” Como ya estaba más grande esta vez pregunte, ¿Por qué no puedo ser donante? Ante lo cual mi mamá dijo “Siempre he creído que los médicos no hacen ese último esfuerzo cuando uno es donante” trate de refutarle el comentario pero sobre la misma ella me contesto “Y no se habla más del tema” se paro y se fue entre sollozos… Y hoy NO SOY DONANTE.  Cuando alguien me pregunta porque les digo “que mi mamá no me deja” causa de risa al principio y luego de que lo explico entienden.

He leído múltiples casos de familias que se arrepienten al último minuto, están completamente en su derecho y creo que el problema va en que nos destacan que salvaremos una vida, en que ayudaremos a otra familia, cuando las familias afectadas están sufriendo un duelo, una perdida, en muchos casos inesperada. Me imagino que ayudar a otra persona es lo último que se les pasas por la cabeza o el corazón.  No quiero remitir al post a una estrategia de marketing, pero creo que hay que pensar en la familia que dice que no más que en la satisfacción que uno en vida tiene al decir “yo soy donante”. Hoy leí muchos tuits que decían “¿y de que le sirven los órganos cuando te mueras?” y creo que esa no es la respuesta. Si yo mañana me muero de la nada mi mamá jamás va a donar los órganos y es ella la que va a decidir.

El tema es sin duda una decisión familiar, no creo que los doctores no se esfuercen por salvar una vida, pero sí creo que muchas personas deben pensar igual que mi mamá y eso ayuda en parte a que las cifras de donación vayan a la baja.

Yo no soy donante. La decisión paso por la familia y honestamente no creo que mi opinión cambie. Sería mucho entregarle a mi mama primero el dolor de la muerte repentina y luego el de firmar los papeles que indican que mis órganos serán repartidos en gente que no conoce (si, lo pongo así de literal puesto que así lo debe ver ella). Mi hermana cuando saco su carnet fue con mi mamá porque luego debían hacer otros trámites y le dijo lo mismo “No, tú no serás donante”.

Anuncios